Información acerca de los teléfonos móviles y la salud


Los teléfonos móviles utilizan señales de radiofrecuencia para comunicarse y, por lo tanto, producen campos de radiofrecuencia de bajo nivel. De forma ocasional, escucharás o leerás en los medios historias sobre nuevos informes que indican la existencia de riesgos para la salud asociados con la radiofrecuencia de los teléfonos móviles, o exactamente lo contrario.

Es difícil saber qué opinar acerca de la última historia en los medios sobre un alimento, medicamento o equipo determinado que parece tener un efecto malo o bueno sobre la salud de las personas, o directamente no tener ninguno. Además, pareciera que esas historias a menudo se contradicen con las más recientes.

Podemos aprender del enfoque adoptado por las autoridades reglamentarias y de salud pública, que tienen experiencia suficiente para determinar qué nos dicen los informes de estudios y reseñas científicas acerca de las distintas preocupaciones sobre la salud. No consideran únicamente los últimos informes. Evalúan y contraponen todos los informes científicos, prestando especial atención a los que son de alta calidad y han sido confirmados por otros informes científicos independientes.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) tiene autoridad plena y continuada para regular los sistemas de comunicación de teléfonos móviles, y eso incluye la facultad de proteger la salud y seguridad de las personas que los utilizan. La FCC aborda el tema de los teléfonos móviles y la salud en su sitio web. Una pregunta clave de la FCC:

      "¿Existe alguna evidencia de que los teléfonos móviles provocan cáncer?"

La respuesta de la FCC:

     "No existe evidencia científica que pruebe que el uso de teléfonos móviles puede producir cáncer u otros problemas".

La FCC ha establecido límites en los niveles de los campos de radiofrecuencia (RF) que pueden producir los teléfonos móviles para garantizar la seguridad de su uso. Cómo la FCC remarca en su sitio web:

     "Todos los teléfonos móviles vendidos en los Estados Unidos cumplen con los requisitos gubernamentales que limitan su energía de RF a niveles seguros".

Todos los teléfonos móviles que vende AT&T deben cumplir con los límites de la FCC.

El sitio web de la FCC también contiene una guía detallada sobre "Equipos móviles y preocupaciones sobre la salud", que incluye una discusión de los desarrollos científicos más recientes y explica cómo la FCC establece sus límites de exposición.

Para quienes todavía se preocupan por el tema, la FCC también incluye algunas medidas simples que la gente puede implementar para reducir su exposición a los campos de radiofrecuencia de los teléfonos móviles. La FCC afirma:

Aunque en la actualidad ninguna evidencia científica establece un enlace concreto entre el uso de equipos móviles y el cáncer u otras enfermedades, y aunque todos los teléfonos móviles deben cumplir con los estándares federales establecidos para la exposición a la energía de RF, algunos consumidores son escépticos con respecto a la ciencia y/o el análisis que subyace en las pautas de exposición a la RF de la FCC. En consecuencia, hay quienes recomiendan tomar medidas para disminuir aún más la exposición a la energía de RF. La FCC no ratifica la necesidad de implementar estas prácticas, pero brinda información sobre algunas medidas simples que pueden tomarse para reducir la exposición a la energía RF de los teléfonos móviles. Por ejemplo, los equipos móviles solo emiten energía RF cuando se los utiliza y, cuanto más cerca se esté del equipo, más energía se absorberá.

Algunas medidas para reducir la exposición a la RF incluyen:

  • Usar un altavoz, auricular o audífono para reducir la proximidad con la cabeza (y por lo tanto, la exposición). Aunque los audífonos con cable pueden conducir algo de energía hacia la cabeza y los audífonos inalámbricos también emitan una pequeña cantidad de energía de RF, tanto los audífonos con cable como los inalámbricos eliminan la principal fuente de energía de RF (el teléfono móvil) que se encuentra próxima a la cabeza y, por lo tanto, puede reducir considerablemente la exposición total de la cabeza.
  • Aumentar la distancia entre los equipos móviles y el cuerpo.
  • Envía mensajes de texto en lugar de llamar - pero no uses mensajes de texto mientras conduces.


La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos también tiene autoridad y experiencia con respecto a los campos de radiofrecuencia y la salud, y ha brindado la opinión de sus expertos a la FCC. En su sitio web, la FDA concluye:

     "El peso de la evidencia científica no ha vinculado a los teléfonos móviles con ningún problema de salud".

No obstante, hay quienes creen que los campos de radiofrecuencia de los teléfonos móviles representan un riesgo para la salud. Aunque AT&T no respalde tales opiniones, comprendemos que algunos de nuestros clientes quieran conocerlas, por lo que exponemos a continuación algunas fuentes de diferentes opiniones:

  • EMR Network - HTTP://WWW.EMRNETWORK.ORG
  • Powerwatch - HTTP://WWW.POWERWATCH.ORG.UK
  • "Cell Phones: Invisible Hazards in the Wireless Age", Dr. George Carlo y Martin Schram, Carroll & Graf Publishers, Inc., 2001.


Aunque ya se han realizado vastas investigaciones sobre los teléfonos móviles, AT&T respalda las investigaciones adicionales de alta calidad que arrojarán aún más luz sobre el amplio conocimiento científico disponible acerca de los campos de radiofrecuencia y la salud.

Si deseas recibir más información sobre este tema, te recomendamos leer toda la información proporcionada por la FCC y la FDA en sus sitios web (sus enlaces se encuentran arriba).